Artículo por Alejandra Piña

Bots o Peñabots, fake news y big data son algunos componentes tecnológicos que, sin saber, nos han acompañado en diversas jornadas electorales en México. El poco conocimiento sobre lo que hay detrás de cada campaña cobra su objetivo: manipulación efectiva.

Sin embargo, hemos escuchado de estos usos en otras partes del mundo; por ejemplo, con el triunfo de Donald Trump en Estados Unidos, el Brexit en Reino Unido y, recientemente, las campañas en Catalunya. Es válido pensar que el modelo de las votaciones en todo el mundo está tomando una nueva forma.

México no es la excepción. Desde 2016, Cambridge Analytica (CA) se encuentra laborando en nuestro país, misma empresa a la que ya se le considera definitiva para la campaña de Trump (1). Con estas tecnologías se “predice” o se define el ganador a través de manipulaciones excesivas en redes sociales, otra de las herramientas más importantes en tiempos electorales. Pero, ¿cómo funciona?

David Ruíz, ejecutivo de Watson IBM, señala que a través de la Inteligencia Artificial se mide “el nivel de influencia que tienes en las redes sociales, entonces básicamente la empresa está convencida de que cuando una persona tiene un punto de vista, el grupo que le sigue tiene el mismo punto de vista. Esa es la verdadera influencia en las redes sociales.” (2) Lo anterior es conocido como microtargeting o microinfluenciadores, términos que para la sociedad en general pasan totalmente desapercibidos.

Por su parte, el método de CA se forma a partir de la adquisición de bases de datos de redes sociales, bancos, tiendas, empresas y personas objetivo, mismos que son analizados para establecer perfiles psicográficos con la intención de persuadir a estos segmentos con base en el engagement; es decir, con la interacción de la opinión pública en Facebook y Twitter por zona geográfica (1).

Así, la IA comienza a hacer de las suyas con una impecable lectura y selección de objetivos para un bombardeo mediático que desplaza a los medios de comunicación tradicionales.

Aunque suena interesante la tenacidad de las campañas electorales con el uso de las nuevas tecnologías, es evidente que también existe un lado oscuro: el acecho, control y espionaje de las que se hacen los partidos políticos y las empresas de IA para adulterar la ideología y la percepción de la sociedad.

Las tecnologías van en aumento y a un paso acelerado en México. Se sujetan muy bien de temas importantes y de gran relevancia como las elecciones presidenciales que estamos por celebrar. Lamentablemente, no es un tema que le concierne a la opinión pública cuando son éstas quienes también están definiendo nuestro futuro... aunque no lo parezca.

(1) “Inteligencia artificial, vigilancia y manipulación electoral” 7 Mar. 2018, https://www.alainet.org/es/articulo/191451 (2) “Inteligencia Artificial podría influir en las próximas elecciones de México” 22 Nov. 2017, http://mxpolitico.com/nacional/tecnologia/inteligencia-artificial-podria-influir-en-las-proximas-elecciones-de-mexico