La agencia creativa Seymourpowell se inspiró en Project Ara, el teléfono modular de Google, para imaginar un mundo en el que el hardware es libre y conectable entre sí.

El objetivo es que cada usuario pueda crear objetos a partir de módulos específicos; por ejemplo, bocinas de Bose y un aparato para leer actividad cardiaca.