Artículo por: Juan Pablo Cervantes

El futuro está cada vez más cerca. Situaciones que hace unos 10 años nos parecían posibles sólo en programas de televisión o en novelas hoy toman consistencia: la inmersión virtual ya es un hecho.

De entre los proyectos audiovisuales para realidad virtual, vienen algunos increíbles como la película "Ready Player One" anunciada recientemente por Warner Bros Pictures.

"Ready Player One" parte de una fabulosa novela de ciencia ficción, escrita por Ernest Cline en 2011, donde la trama principal gira en torno a Wade Watt, un joven que pasa su tiempo en OASIS, una realidad virtual simulada creada por el multimillonario James Halliday.

Tras la muerte del creador de OASIS, comienza un emocionante concurso donde todos los usuarios siguen las pistas que dejó Halliday dentro del mundo virtual para encontrar su enorme fortuna.

En este universo distópico la tierra, en el año 2045, está asolada por una terrible crisis energética y ambiental. Las personas que tienen la posibilidad económica pueden adquirir una consola para conectarse a OASIS y "sentir" la realidad virtual a partir de estímulos táctiles.

Este complejo servidor alberga representaciones fieles de los universos fílmicos de "Star Trek", “Star Wars”, por mencionar algunos, de manera que los usuarios pueden visitar esos mundos e interactuar con personajes preprogramados como Han Solo, Dr. Spock o Gandalf.

El futuro de la realidad virtual

La realidad virtual puede ser muy útil en los campos de la medicina, la construcción y la educación. Esta nueva forma de experimentar la realidad a partir de simulaciones abre un campo de posibilidades infinitas para el ser humano. Los límites del entretenimiento se amplían considerablemente si nos ponemos a pensar en las posibles aplicaciones de esta tecnología. ¿Te imaginas viajar a un planeta completamente nuevo para ti, con una atmósfera, gravedad, flora y fauna distintas, y experimentarlo como si fuera totalmente real?, ¿preferirías pasar más tiempo en un entorno virtual que en tu propia realidad?

Todavía queda un largo camino para mejorar los entornos de la realidad virtual, así como los dispositivos y las formas de interacción, pero al parecer acabamos de tomar la autopista rumbo al futuro.