Por Juan Pablo Cervantes Godínez

Durante la historia de la humanidad se han hecho miles de experimentos con la finalidad de descubrir y entender el funcionamiento del cuerpo y su relación con el entorno. Si bien todavía no descubrimos todos sus misterios, ya veíamos que desde los estudios anatómicos de Da Vinci, se estudiaba al cuerpo como si fuera un mecanismo.

Existen conceptos o maneras de referirse a funciones del organismo que mantienen una estrecha relación con la tecnología, por ejemplo: "reloj biológico", “mecanismos de defensa” o “energía vital”. De manera que la tecnología y el cuerpo humano pueden estar más relacionados de lo que pensamos.

Sobre el concepto de vida

Es relativamente sencillo distinguir un elemento vivo de uno muerto, pero aislar aquello que le da vida a una cosa es algo complicado. Las observaciones del ser humano lo han llevado a generar conceptos como alma o espíritu, nociones más ligadas al ámbito religioso-espiritual, pero ¿qué hay de la ciencia?

Una de las explicaciones más aceptadas dentro de las ciencias biológicas para entender la vida es que se trata de la organización de estados de energía (1) en seres vivientes. Es decir, cierta organización en los niveles moleculares de la composición de los seres vivos los hace diferentes de los muertos. Esta configuración tiende a producir acciones que forman la vida, tales como el metabolismo, la reproducción, la respiración; sin ser exclusivas de los seres vivos.

Alrededor de la década de los años cincuenta, la cibernética abrió una primera brecha hacia la inteligencia artificial, pero no fue sino hasta finales de los ochentas cuando Christopher Langton propuso el concepto de vida artificial en su acepción moderna, ligando las ideas de "simulación y la síntesis de sistemas vivos" (2).

El futuro de la biología

Muchas novelas y películas fantasean con la posibilidad de inducir vida a aquellos cuerpos que no la tienen, como "Frankenstein"* de Mary Shelley, engendrar seres vivos en “Un Mundo Feliz” *de Aldous Huxley; o localizar los fundamentos de la vida como en “Pi: el orden del caos”, película de Aranofsky. Sin embargo, intentos reales por reproducir o controlar la vida de manera artificial todavía se ven limitados por cuestiones éticas y desafíos científicos.

Las cirugías estéticas o las ortopedias mecánicas injertadas, así como la creación de exoesqueletos mecánicos o prótesis biónicas son soluciones a problemas del presente y seguirán en el futuro. ¿Llegaremos en algún punto a manipular la materia y ser capaces de crear cuerpos biológicos totalmente nuevos?

Órganos sanos, mascotas modificadas geneticamente (entrecruce de especies), carnes nutritivas cultivadas en laboratorios, bebés resistentes a enfermedades, organismos que resistan temperaturas y ambientes extremos, armas bacterianas y biológicas de gran poder destructivo, organismos micromedicinales para curar en el campo de batalla... Los límites están donde nuestra imaginación termina.

(1)- Nasif Nahle. (2004) "Definición de vida"[versión electrónica] http://www.biocab.org/Definicion-de-Vida.html#anchor_36 (2)- Carlos Gershenson. (2014) “Vida artificial” [versión electrónica] http://www.investigacionyciencia.es/blogs/fisica-y-quimica/34/posts/vida-artificial-12512