No es que vaya todos los fines de semana al cine, pero sentí que Wonder Woman era más que una ocasión digna para derrochar las 28 libras que cuesta ir a ocupar un par de asientos en una sala en el Ritzy de Brixton.

Y no es de menos. Esta es una película que de verdad vale la pena; en un Hollywood saturado de películas de super-héroes, es difícil encontrar ya algo que ofrezca algo relevante.

¿Dices que Wonder Woman es una película con un mensaje poderoso para futuras generaciones? ¡Así es!

Aquí es donde brilla Wonder Woman. Es una película que celebra el poder femenino en una enorme cantidad de niveles. Muestra mujeres fuertes, líderes, valientes y hombres sensibles y emocionales. Muestra el absurdo de las confrontaciones bélicas, las convenciones actuales y los problemas con los roles de género.

La Trama

La película sigue a la Princesa Diana, Princesa de Themyscira, Hija de Hipólita, desde su infancia hasta su primera aproximación con la civilización en el contexto de la primera guerra mundial. Tiene el clásico corte del camino del héroe (Campbell, 1949).

En un sentido se siente casi como si fueran dos películas combinadas en una; una primera mitad que se enfoca en la introducción del personaje y una segunda mitad donde por fin se enfoca la atención en un objetivo claro.

La primera mitad se podría resumir de la siguiente manera: la introducción de Diana y su mundo, seguido de la introducción de Diana en nuestro mundo. Esta primera mitad nos da un contraste excelente entre Themyscira, la isla paradisíaca en la que ella crece rodeada de las Amazonas y una Europa gris devastada por una guerra interminable.

En la primera mitad, la clave es el intercambio entre el personaje de Diana y Steve. Nos muestran el absurdo de las construcciones culturales occidental específicamente. Gal Gadot, quién encarna de manera excelente a Wonder Woman, nos muestra lo poco típico que resultaba una mujer fuerte y resuelta en un Londres de 1918.

Spoilers en adelante.

De esta parte, resalto el climax del acto, una escena en la que los cuatro hombres que acompañan a Diana en su aventura literal y metafóricamente se hincan bajo un escudo para proyectarla, acto con el cual Diana logra vencer a un franco-tirador que aterraba un pueblo. Este acto simbólico es ENORME.

En el segundo acto la película se termina convirtiendo en un collage de efectos especiales que nos muestra la confrontación final entre La Mujer Maravilla y el Dios de la Guerra, Aries. Aunque hay algunas reflexiones valiosas acerca de la complejidad de la humanidad en en el proceso, la segunda mitad no tiene el mismo nivel de sustancia que se venía desarrollando previamente.

Fin de los spoilers

Los Problemas de Wonder Woman

Cabe mencionar, no deja de ser una película palomera de fin de semana. El guión no brilla todo el tiempo, la edición es (entendiblemente) apresurada y a veces se siente que la trama no tiene una dirección muy clara. En especial la resolución del conflicto no es del todo satisfactoria.

Y tampoco es que puedas derrotar todo el status quo del mundo occidental con una sola película. Como parte del canon Hollywoodense, los héroes Diana y Steve son atractivos, blancos y en el caso particular del Parker, americano.

Esto es enfatizado por la villana principal, una mujer que usa una máscara para ocultar su quijada deforme. Como siempre, los buenos son guapos, los malos son feos (leer más aquí de porqué esto es un problema).

Sin embargo, si hay una película que se tiene que ver y que debe dejar un mensaje poderoso para niñas y niños, es esta. Por fin una buena película de parte de DC y que bien por ellos y nosotros que sea esta.